“Paranormal Activity” – Miedo en estado puro

Hace unos meses nuestro cinéfago Snake se hacía eco de la existencia de una película titulada “Paranormal Activity” que había revolucionado el panorama del cine de terror en los EEUU.

Rodada en 2007 con un irrisorio presupuesto que se sitúa entre los 11 y los 15.000 dólares la citada cinta ha recaudado una cifra cercana a los 100 millones dólares convirtiéndose así en una de las películas más rentables de toda la historia que, incluso, ha llamado la atención de todo un Steven Spielberg cuya productora se encargó de distribuirla.

Fruto del boca a oreja, “Paranormal Activity” fue estrenada inicialmente en trece salas y se ofreció a los internautas la posibilidad de “solicitar” que se exhibiera en otras. La propuesta fue todo un éxito y una buena parte de la crítica la ha considerado una de las mejores películas de terror de todos los tiempos, aunque parece que en su primer pase en el Festival de Sitges 2009 no fue muy bien acogida.

Pero, ¿qué nos ofrece la cinta casera del debutante Oren Peli (director, guionista y fotógrafo) para alcanzar tamaño éxito? ¿Realmente es tan buena como muchos consideran?

Micah y Katie son una joven pareja que llevan viviendo juntos tres años. Desde niña Katie ha venido sufriendo intermitentemente una serie de fenónemos paranormales nunca asociados a una casa en particular, sino que parecen estar indisolublemente unidos a su persona. El incrédulo Micah está decidido a descubrir qué le ocurre a su novia y para ello compra una cámara de vídeo de alta resolución que utilizará para grabar esa extraña actividad nocturna que tiene atemorizada a Katie.

A partir de este momento, todo lo que nosotros veamos en la pantalla será lo mismo que capte la cámara de Micah (en este sentido las concomitancias con “El proyecto de la bruja de Blair” -1999- son obvias e innegables) y, así, durante casi dos meses seremos testigos de la vida diaria de los dos protagonistas: sus (en un principio) anodinas conversaciones diurnas y las terroríficas experiencias nocturnas que van ganando en intensidad a medida que pasen los días.

Evidentemente la fuerza de la película reside, precisamente, en esas grabaciones nocturnas que dejan al descubierto lo que sucede mientras los dos protagonistas duermen o sus reacciones tras despertarse al oír algún extraño sonido, por ejemplo. La vulnerabilidad de cualquier persona en esa situación no hace más que amplificar la sensación de desasosiego que experimentamos, sensación que todavía experimentamos más profundamente cuando Micah, cámara en mano, inspecciona su casa en busca del origen de los fenómenos que acaban de sacarlos de la cama.

Sin embargo, y ahí va mi crítica negativa, la película adolece de cierta lentitud en lo que al crescendo de la actividad paranormal se refiere  que corre paralela a la evolución de los personajes: cuanto más se recrudece dicha actividad más se resiente la relación personal de los dos protagonistas. Es por esta razón que la primera hora puede resultarnos algo aburrida, aunque tambien es cierto que los últimos 25 minutos son un ejercicio de miedo en estado puro.

Los también debutantes Micah Sloat y Katie Featherston son los protagonistas de la cinta cuya naturalidad interpretativa (se les dejaba improvisar) consigue fácilmente que empaticemos con personajes tan de carne y hueso y que suframos con ellos cada vez que se meten en la cama y apagan la luz. Micah es un agente de bolsa de mentalidad práctica que se cree capaz de solucionar el “problema” frente a una Katie que se verá obligada a no buscar ayuda profesional externa a sabiendas de que algo terrible terminará por suceder.

“Paranormal Activity” no hace uso ni de grandes FX ni de una pomposa (y tramposa)  BSO con la que prepararnos para sustos varios, sino que éstos llegan de forma imprevista provocando (al menos en mi caso) saltar más de una vez en la butaca. Los fenónemos que observamos son tan sencillos, creíbles y cercanos que es casi imposible no sentir miedo y ahí sí que la cinta da en el clavo: sin necesidad de excesivas florituras técnicas un golpe, una leve sombra o una lámpara moviéndose son suficientes para provocarnos más de un escalofrío.

Realizada en la propia casa del director (antiguo programador informático) y producida por su mujer, “Paranormal Activity” no es (ni por asomo) una obra maestra, pero sí hay que reconocerle que gracias a ella esta noche no voy a irme a la cama tan tranquila. Eso ya es mucho…

 

 

Para ver la ficha de la película, pincha aquí.

Briony 

, , ,

  1. #1 por Snake el 29 noviembre, 2009 - 00:29

    Este tipo de películas tiene truco. Si consigues sumergirte en la historia y ser parte de ella, conseguirás ser uno más y pasar miedo al igual que los protagonistas.

    Esas tomas en la oscuridad mientras ves como duermen los protagonistas (tú haces eso todas las noches y tan campante) causan mucho más terror -por lo menos para mí- que una película al uso donde la hemoglobina y las amputaciones hacen acto de presencia.

    Para mí mucho mejor Katie Fatherson que Micah Sloat (el cual se hace a veces insoportable con sus comentarios. Muchos de ellos rozando la estupidez).

    Y sí, tienes razón Briony en cuanto a la lentitud de la que sufre la película. Pero cuando vas llegando a los minutos finales (el climax ya es increíble) lo perdonas.

    De todas maneras no creo que acabe gustando a todo el mundo. Sobre todo si no se meten de lleno en la película. Precisamente la gracia reside en ese rodaje en primera persona a lo “Proyecto de la Bruja de Blair”, “Monstruoso” o “Rec”. Y eso no gusta a todo el mundo.

    Por desgracia, igual acaban haciendo una segunda parte. A tenor de su gran éxito en las salas de cine americanas. Y gracia, poca tendrá. Igual que no la tuvo la segunda entrega del Proyecto de la Bruja de Blair. Rodada en aquella ocasión, de forma convencional.

    Muy buena reseña Briony. Me alegro que te haya gustado la película.

  2. #2 por Minos el 2 diciembre, 2009 - 09:25

    Bueno yo he estado evitando verla. No se, he leido tantas críticas contrastantes, y las impresiones en SItges fueron bastante malas, creo que a la mayoría no les causo ni miedo ni gracia, pero a la vez he escuchado comentarios de allegados que les ha parecido al menos un poco aterradora.

    Yo creo que la veré cuando quiera asustar a mi señora jojojojo.

  3. #3 por KAROL el 18 mayo, 2010 - 18:10

    ME dió mucho miedo

  4. #4 por leonoras el 21 julio, 2010 - 20:25

    me la he visto muchas veces y la verdad parece real lo que les pasa. a mi familia y ami nos ha pasado cosas semejantes y la verdad es algo terrorifico. en esta pelicula vivimos muchos de los miedos que nos han aquejado. realmente esta muy bien realizada y se metieron bien en los temas paranormales reales no como otras peliculas que vuelven un absurdo algo tan real como lo son los espiritus o los demonios.

  1. “Paranormal Activity” « Tierra de CINÉfagos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 511 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: