Los terroríficamente olvidados de los 80:’El asesino de Rosemary’

 

Espero que os gusté el cine de terror, y en especial el de cierta época en que las horripilantes hombreras estaban de moda, pues os puedo asegurar que os vais a pegar un buen atracón cinéfago amiguetes, y no me refiero precisamente a un atracón de las mencionadas hombreras, pues seguramente serían indigestas y nada sabrosas.

No os avanzaré los títulos de las joyas que tengo preparadas para vosotros, paciencia muchachos/as pues todo se andará. La lista de películas que reseñaré ahuyenta el hipo y quitaría el sentío hasta al más pintao. Espero que alguno de mis compañeros, eso sí; si les place y la dicha es buena(y no dudo que así será) se anime y me ayude con este especial tan jugoso, creo que puede dar mucho juego. Algo sí que os puedo avanzar; el divertimiento está asegurado, lo he vivido en mis propias carnes, esta semana me he hinchado a ver films de horror de esa tan añorada época y me lo he pasado pipa, y lo que me queda por disfrutar. Me voy a explayar de lo lindo, todos sabéis cuanto adoro el cine de terror, y si encima se trata de cintas rodadas en los años ochenta ya ni os cuento(en esa época  un servidor era un mocoso malandrín imberbe) el placer que me puede llegar a producir el hecho de compartir con vosotros estos agradables momentos. Casi nada.

Escribiendo el anterior post, y que tan humildemente dediqué a esa pequeña gran maravilla llamada “Muertos y enterrados” ya intuí que esta movida me iba a encantar, pero la verdad, no esperaba que mi gozo fuese de tales proporciones. Así que no perdamos más tiempo y vayamos directamente al meollo del asunto, hoy os traigo un film que bajo mi punto de vista no recibió todo el respeto que se merecía, y por éso debe estar sin duda alguna en este especial de los Terrorificamente olvidados de los 80. El film del que os voy a hablar es “El asesino de RoseMary”(The Prowler-El merodeador-). En cierta manera debo admitir que entiendo semejante desprecio hacia esta cinta, pues si ya de por sí el género de terror ha sido condenado a un injusto segundo plano casi desde el mismísimo momento en que Auguste Marie Nicolas Lumière y Louise Jean Lumière inventaron cierto artilugio, por supuesto no hará falta ni mencionar en que plano de la realidad cinéfila se encuentra el tan disfrutable sub-género slasher, siempre considerado la más fea del baile dentro del ya de por si subestimado cine de miedo, y si encima la película tiene toques del gore más brutal, como es el caso, pues directamente apaga y vámonos.

 

Seguramente tal ninguneo de público y crítica hacia esta más que digna película de terror se debe a varios motivos: El primero (centrado en nuestro país) posiblemente sea la “gloriosa”traducción de su título al español, un problema que es ya casi una honrosa, sublime y exclusiva tradición con tintes patrióticos, y que nos eleva a una posición de privilegiada inteligencia ante los ojos de este mundo tan soseras. Aunque debemos admitir que en este caso la traducción no es de la peores,ni mucho menos.

Todos conocemos lo “profesionales” y avispados que pueden llegar a ser cuando se ponen en ello nuestros queridísimos traductores, unos curiosos personajes de frente despejada y con una mente perversa que viven en lúgubres y oscuros sótanos donde nada ni nadie pueda influir en su trabajo, son todo un ejemplo de elocuencia,sagacidad y profesionalidad. Unos tíos con unos bemoles tan grandes que no se conforman solamente con traducir, van mucho más allá; además de ser unos eruditos de la “traducción espontanea” son también magos de las palabras, no os podéis ni imaginar (o sí) lo que pueden hacer estos lumbreras en una tarde lluviosa de abril con cuatro vocablos,un cerveza sin gas, un lápiz sin punta, un cuaderno usado, cuatro cigarros mágicos y una chistera, o mejor dicho adaptándolo a nuestra rica cultura popular; una boina, vamos que estos tipejos tienen infinidad de recursos y el don de transformar algo en……¿algo parecido?, en fin; A fructibus cognosticur arbor(Por sus frutos conocemos al árbol). Pero os seré sincero, me gusta el modus operandi de nuestros traductores, es mucho más divertido ¿A quién no le gustan las sorpresas? A mí desde luego me encantan.

El segundo motivo por el cual este film pasó tan desapercibido, desgraciadamente, es la misma razón por la cual centenares o miles de cintas de semejantes características y que atesoran una calidad similar a la que atesora la obra que nos ocupa, pasan día sí día también sin pena ni gloria por delante de los ojos vendados de este mundo tan hipócrita y clasista en el que vivimos. Obras que si realmente fuesen vistas con unos ojos sin “gafas”, una mente sincera y desparasitada de de “pulgones”culturetas y saneada de “enfermedades” pedantes,vamos lo que sería una mente objetiva y libre de prejuicios; algunas de estas películas seguramente serían tratadas con mucho más respeto, juicio y atención, algo que sin duda alguna sería de justicia.

La causa de desprecio de la que os hablo es la falta de nombres celebres o estrellas en el reparto, handicap que si se suma al ya mencionado eterno ninguneo por parte de la crítica al género de terror deriva en el peor enemigo de todo arte; la temible indiferencia.

Evidentemente todo este rollo al que os he sometido es aplicable a todos y cada uno de los films que mencionaremos en este especial dedicado a recordar esos títulos “Terrorificamente olvidados de los 80”, pues si son dignos de formar parte de esta humilde selección de artículos es porque a pesar de ser películas la mar de interesantes desgraciadamente no han gozado del reconocimiento que merecían, así que este rollo ya no lo repetiré más, pues ya avanzo que vale para todas las obras que formarán parte de este insigne especial. Queda dicho.

“El asesino de RoseMary”(The prowler) es un film del sub-género slasher dirigido con bastante acierto y algo de fortuna(la verdad sea dicha) por Joseph Zito en el año 1981, y que está protagonizado por Vicky Dawson, Christopher Goutman, Lawrence Tierney y Farley Granger (entre otros). La trama del film nos lleva al año 1945, cuando muchos de los soldados americanos regresan de combatir en Europa en la Segunda Guerra Mundial. Un soldado sin identificar recibe una carta de su novia en la cual ésta le dice que su relación se ha terminado y que ya no puede esperarle más. La muchacha se llama Rosemary y siempre firma sus cartas dibujando una rosa roja. Mientras en el pequeño pueblo llamado Avalon Bay los alumnos de bachillerato se disponen a celebrar el baile de graduación(ayyyy si tuviese un sólo euro por cada baile que ha acabado como el rosario de la aurora…..) , esa misma noche una joven y su novio aparecen asesinados brutalmente y la única pista que deja el asesino es una rosa roja sobre el cadáver de los adolescentes. El crimen nuca se resuelve y evidentemente el asesino nunca es descubierto. Debido a este trágico suceso se dejan de celebrar durante 35 años los bailes de fin de curso en Avalon Bay y el suceso parece olvidado con el paso del tiempo, hasta que en el año 1980 los estudiantes del pueblo deciden que el baile debe volver a celebrarse. Y hasta aquí puedo leer, lo demás es obvio, todos los que seáis amantes del cine de terror ya sabréis por donde irán los tiros y los que no seáis admiradores de dicho género también lo descubriréis sin estrujaros demasiado los sesos, pues es de cajón: Baile de fin de curso en el cine de terror equivale a sangría asegurada, hay miles de precedentes.

Debo advertir a aquellos que siempre buscan tres pies al gato que no pretendo engañarles pues este film no es nada del otro mundo, es una película de terror simplón de esas en que un matarife con “mascara”(en este caso vestido de soldado y con casco y pasamontañas) cabreado y ataviado con armas punzantes y cortantes va sembrando el terror y asesinando a todo adolescente imberbe que se cruza en su camino, ni más ni menos. El film contiene todas y cada una de las características celebres del sub-género slasher: adolescentes tontorrones, sangre a borbotones, sustos a mansalva, tías pechugonas ligeritas de ropa, un asesino brutal e inhumano, vamos lo que vendría a ser un slasher de toda la vida, pero con alguna que otra virtud que lo hacen más interesante de lo que debiera ser un film de este tipo.

Una de las virtudes más notables de esta divertida obra es que está muy bien narrada, es directa y con un ritmo endiablado que no decae ni por un instante. Y la narración afortunadamente no se va por los cerros de Úbeda ,y eso es de agradecer, porque en estos casos uno lo que espera ver no son florituras ni embrollos argumentales, para éso ya tenemos otros géneros mucho más enriquecedores y elocuentes , lo que esperamos de films como éste es exactamente lo que nos da “El asesino de Rosemary”, ni más ni menos.

También es de agradecer (y en cierta manera es de lo mejorcito de esta obra) que esta película, sea poco convencional dentro de su género y atesore cierto halo poético; el asesino a diferencia que en la mayoría de los slashers tiene un toque de distinción, deja una rosa roja encima de cada cadáver. ¿Un asesino florista? He de reconocer que ese detalle me gustó en su momento, pues no es lo típico a lo que nos tiene acostumbrado el matarife de siempre(recordemos que es del año 1981 y por entonces el género no estaba tan explotado), al menos le imprime a esta obra un toque elegante y de clase; algo que resulta ser un alarde de astucia realmente desconcertante y enigmático. Y debemos admitir que es todo un acierto por parte del director, que a pesar de la poca chicha que aparentemente esconde la historia del film,se desenvuelve muy bien con tan escasos medios y demuestra que con un poco de esfuerzo, con un presupuesto de risa y con algo de inteligencia se puede mantener, y con eficacia, al espectador despierto y al tanto en un film de estas características, que básicamente basan todo su interés en las muertes, cada una más espeluznante y sangrienta que la anterior.

Pero ¿Por qué narices el cabroncete del asesino se molesta en dejar una rosa? Y ¿Qué significado tiene semejante acción? Evidentemente tiene mucho significado y todos podemos llegar a entender el porqué, pero precisamente el fallo más “clamoroso” del film es que nunca nos dan explicaciones, y lo que es aún más desconcertante es que tampoco llegas a entender el motivo por el cual este asesino ha esperado tantos años en la sombra sin que nadie le hubiese relacionado con el crimen perpetrado en 1945 y te preguntas sin que nadie te responda¿Por qué ahora? Pues sencillamente porque los slashers odian los bailes de fin de curso, es de cajón, que tontería preguntarse éso ¿No?.

Es inevitable como humanos que somos y por tanto curiosos que siempre pidamos un móvil o por lo menos un motivo por pequeño que sea que justifique tales crímenes. CUIDADO SPOILERS: En “Viernes 13” el asesino despiadado es una madre vengativa que quiere ajustar cuentas con los que ella considera que fueron los culpables de la muerte de su querido hijo, en “La noche de Halloween”(la madre de todos los slashers) el matarife es Michael Myers un muchacho que había sufrido todo tipo de abusos y vejaciones, pero en “El asesino de Rosemary” aunque podemos llegar a intuir(es evidente) el motivo de los asesinatos nunca llegan a aclararnos del todo a que se debe tanto resentimiento por parte del desquiciado matarile de turno. Y muchos (los que habéis visto el film) diréis; está más que claro que el asesino es el soldadito despechado, el novio de Rosemary que movido por el odio que le produce el abandono por parte de su chica enloquece y se ensaña con todo aquel que aparece en su camino. Y los que penséis así seguramente estaréis en lo cierto, pero tampoco hubiese estado de más una breve explicación, más que nada para aquellos que siempre necesitan encontrarle un porqué a las cosas. Yo no soy de esa clase de personas pues soy de los que creen que no todo tiene un explicación coherente en esta vida, hay cosas que pasan porque tienen que pasar, simple y llanamente. Además todos estaremos de acuerdo en que dentro del género de terror y en concreto en los slashers no abunda demasiado aquello que conocemos como coherencia, ¿No creéis? Normalmente(no siempre) el tipo de gente al que le gusta este tipo de cine y disfruta con él no suelen ser el tipo de personas que piden demasiadas explicaciones, siempre hay excepciones claro está, pero no nos engañemos, generalmente es así. En mi caso, cuando veo cine de estas características (y es muy a menudo) ya sé de antemano y a la perfección lo que me encontraré y no le pido peras al olmo, aunque también es cierto que si encima de sangre a borbotones me encuentro con algo de elocuencia y algo de calidad cinematográfica, pues bienvenidas sean ambas, a nadie le amarga un dulce. Pero en cierto modo es lógico y mas que entendible que en películas como la que nos ocupa no hallemos virtudes como éstas y por ende tampoco se nos den demasiadas explicaciones. FIN DE SPOILERS.

Aparte de la virtudes mencionadas “El asesino de Rosemary” hace gala de cierto aire clasicón que le da una elegancia raramente vista en este género, además de éso si tenemos en cuenta la esplendida ambientación del film, resultan sin lugar a dudas dos de las virtudes más acertadas y estimulantes de la película. Una obra que a simple vista no parece más que una de tantas películas de terror del sub-género slasher, pero esconde algo más de lo que aparenta. Y además de las ya mencionadas cualidades de esta gozosa cinta nos encontramos de regalo con las más que correctas interpretaciones de los actores, una narración simplona y lineal pero al fin y al cabo eficaz. Lo realistas, gore y brutales que resultan las muertes gracias a los asombrosos efectos especiales creados por Tom Savini(en la parte superior de estas lineas tenéis un claro ejemplo). Una banda sonora más que coherente con la historia y realmente bien dosificada, ideada por el maestro Richard Einhorn. Y también una acertada y consecuente fotografía de Raoul Lomas y João Fernandes, que no desentona para nada.

 

Sin duda alguna es una buena combinación de factores que hacen de “El asesino de Rosemary” algo más que un simple slasher, pues tiene cierto toque de clase y distinción que no encontraremos en la gran mayoría de films de características semejantes al que nos ocupa.

 

Sayonara.

, , , , , , , , , , , ,

  1. #1 por Moutache el 7 mayo, 2011 - 09:50

    Interesante ciclo o especial o como lo quieras llamar. Lo cierto es que a mi el slasher por lo general me aburre, solo me gusta el slasher más brutal, ese que solo es una excusa para pajas y pajas de violencia extrema (esas ultimas fotografias me seducen mucho). La peli en cuestión no la conocia, ya te digo, estoy muy poco metido en este sub-género pero pinta bien, me gusta mucho el rollo ese de soldado fantasma, por un momento me ha recordado a una película que me pareció muy entretenida y con una idea de fondo buenisima (a mi parecer)…. no recuerdo su titulo xD. Bueno iba de unos soldados (guerra mundial 2, el regreso) que se perdian en la niebla y encontraban una trinchera enemiga y empezaban a pasar movidas raras.

    Por cierto, se que no son slashers pero me he acordado de dos películas que en su momento me divirtieron y me afectaron por partes iguales: SLUGS (la de unas babosas alienigenas xD) y SOCIETY, creo que de Brian Yuzna, tiene uno de los 10 minutos finales más depravados y artísticamente macabros que he visto en mi puta vida jajajajaja.

    • #2 por Harry Powell el 7 mayo, 2011 - 11:51

      La peli de los soldados que comentas creo que es “Deathwatch”.

      Por cierto, tenía pensado hablar de uno de los dos films que comentas(Slugs o Society) pero la lista cada vez se hace más larga y tendré que priorzar,aunque no lo descarto.

      Moutache si no te van los slashers no te recomiendo ver “El asesino de Rosemary” porque aunque tiene algo más de “clase” de lo normal, no deja de ser la historia del materile de turno.

      Saludos.

      • #3 por Moutache el 7 mayo, 2011 - 11:57

        Si eso Deathwatch, hostia la vi hace un porrón de años pero bien me pareció una de esas joyas de serie B que con un reparto y un director de nombre (y tal vez algunas variaciones en la historia) podria haber sido una muy buena película.

      • #4 por Harry Powell el 7 mayo, 2011 - 12:02

        Hace unos meses hable de ella en “Recomendaciones cinéfagas”, la verdad es que “Deathwatch” es un film interesantísimo, y hecho con cuatro chavos.

        http://cinefagos.wordpress.com/2011/02/04/recomendaciones-cinefagas-citizen-x-y-daywatch/

        Saludos.

      • #5 por Snake el 7 mayo, 2011 - 16:02

        Society es bastante mejor que Slugs (aunque las dos son “viscosas” :P). Creo que la volveré a ver dentro de poco para refrescar recuerdos ;)

  2. #6 por Beatleg el 7 mayo, 2011 - 10:50

    Tampoco conocía esta peli, Harry.
    “Muertos y enterrados” la tengo ya a buen recaudo esperando su correspondiente visionado.

    De entrada te digo que el cartel de esta “The Prowler” es buenísimo. Que pena que ya no se hagan carteles como los de antes.

    • #7 por Harry Powell el 7 mayo, 2011 - 11:57

      He puesto el cartel americano porque es mucho más ochentero y chulo que el español, que es un poquito más aburrido.¿Aún no has visto “Muertos y enterrados”? Éso amigo Beatleg es pecado jejejejejejje.
      La próxima película que reseñaré es un poco más conocida , de momento no avanzaré el título, prefiero mantener la incógnita aunque sí te puedo decir que en film pese a no ser una peli de zombies al uso, se podría considerar como tal…..

      Saludos Beatleg.

      • #8 por Beatleg el 7 mayo, 2011 - 20:24

        Y por cierto, a raíz de tu reflexión sobre los motivos que llevaron a esta peli al ostracismo iba a decir que un ejemplo de gran película, que en España mereció tan poca atención que ni se estrenó en cines, es Eden Lake. Y ahora me encuentro con el post de Moutache ;)

  3. #9 por Moutache el 7 mayo, 2011 - 20:45

    Beatleg tienes más razon que un santo, Eden Lake es una total desconocida. Qué película tan incomprendida por dios. A ver si con los años Michael Fassbender o James Watkins se convierten en grandes y algun iluminao la reivindica como “esa peli rara que hizo cuando ni dios lo conocia” ajjajajaja. Porque a estas alturas ya no queda otra :P.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 492 seguidores

%d personas les gusta esto: